La Guardia Civil ha desmantelado una red que introducía droga en la cárcel de El Dueso, Cantabria.  La ‘Operación Berria’, probablemente la mayor que se ha hecho contra el tráfico de droga en el interior de las prisiones, se ha saldado con 52 detenidos, la mayoría, 18, presos que distribuían la droga dentro del penal. El resto eran ex-presidiarios y familiares que la conseguían meter dentro.

La red introducía la droga en El Dueso -una cárcel con 691 internos- en paquetes que eran lanzados por la valla o en dosis escondidas en la vagina o el recto de familiares que entraban a los encuentros ‘vis a vis’.

Los presos realizaban los pagos de los estupefacientes -principalmente  hachís, cocaína y heroína- mediante giros postales y transferencias realizados desde la misma prisión. En total, se tiene constancia de 208 giros postales y 143 transferencias que suman 50.000 euros.

Ibáñez ha explicado que los internos actuaban dentro de El Dueso en pequeños grupos, dirigidos por un “cabecilla”, que se ocupaba de obtener la droga, distribuirla entre los vendedores (también presos) y que facilitaba a los compradores los códigos postales o las cuentas donde debían transferir el dinero.

Fuente: 20 minutos

Un estudio realizado por investigadores de la Universitat de València (UV) ha detectado cocaína, éxtasis y otros seis tipos de droga en las aguas de los canales y acequias del parque natural de l’Albufera de Valencia.

Las drogas puede tener consecuencias para los organismos terrestres y la fauna acuícola.

En este sentido, Picó ha indicado que los resultados del estudio, publicado en la revista Analytical and Bioanayitical Chemistry, confirman la presencia de cocaína, anfetamina, codeína, morfina y cannabis en concentraciones que van desde los 0,06 a los 78,78 nanogramos por litro.

La presencia de estas sustancias proceden de los residuos que se generan en la orina humana tras la ingesta de las drogas y que acaban en las aguas.

Las drogas están llegando a los sistemas de alcantarillado y canalización.

Los investigadores analizaron la presencia de catorce tipos de drogas en dieciséis canales y acequias del parque, y los resultados han dado positivo en ocho tipos de droga, sobre todo en cocaína y en éxtasis.

Pese a que los investigadores todavía no han realizado estudios ecotoxicológicos exhaustivos sobre el riesgo que puede suponer para las personas y el medio ambiente, han advertido de que la presencia continuada de estas sustancias en el agua “puede tener consecuencias para los organismos terrestres y la fauna acuícola”.

Fuente: 20 minutos

Agentes de la Policía Nacional y Municipal han emprendido desde primera hora de la mañana de este viernes una ‘macrorredada’ en la zona cercana a Valdemingómez, en la Cañada Real Galiana, con el objetivo de desarticular una red contra el tráfico de drogas, principalmente heroína y cocaína.

En la operación, que aún sigue activa, participa un centenar de agentes de la Policía Nacional y de la Policía Municipal con perros y helicópteros. Los agentes han inspeccionado varias infraviviendas, han requisado droga y han detenido ya cerca de medio centenar de personas, según informaron fuentes de la investigación.

La delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, ha confirmado este mediodía que se estaba desarrollando “una importante operación policial contra el tráfico de drogas” en la Cañada Real y que ésta corría a cargo de la Comisaría General de la Policía Judicial.

La delegada ha reiterado que para la Policía y la Guardia Civil es preferente que esta vía pecuaria se convierte en “un espacio de legalidad y seguridad” y para ello ha recordado que “continuamente” las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado realizan actuaciones contra los receptadores y el robo de cobre, “y muy especialmente contra el tráfico de drogas”. “Nuestro compromiso es que habrá tolerancia cero como el delito del pequeño y del gran tráfico de drogas en este espacio”, ha concluido.

Precisamente, Valcarce ha comparecido este viernes en rueda de prensa para hacer un balance de los datos de seguridad en 2010. Entre ellos, ha apuntado que durante los meses de julio, agosto y septiembre de este año, los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han incautado 541,768 kilogramos de drogas y 501.825 kilogramos de cocaína. Además, los agentes requisaron 17.549 gramos de hachís, 7.596 de heroína, 6.552 de marihuana, 8.273 de otras sustancias, así como 143.138 unidades de éxtasis y 330 de otros.

Fuente: 20 minutos

La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas en Olivella (Barcelona) acusadas de confeccionar y distribuir por Internet drogas de diseño, en una operación que ha supuesto la mayor incautación de drogas sintéticas de la que se tiene constancia en España.

Según ha informado este miércoles la Policía, a los cuatro detenidos, de nacionalidad lituana, se les han intervenido 98 kilos de sustancias de diseño, 9.318 pastillas, 1.692 cápsulas y 2.186 sobres herméticos con distintas sustancias listos para su distribución a través de Internet a cualquier punto del mundo.

Una de las sustancias intervenidas, que los detenidos comercializaban por Internet camuflada como fertilizante, es la mefredona, que tiene unos efectos parecidos a los de la cocaína y las anfetaminas y que en el Reino Unido ha causado varias muertes.

Los agentes encargados de la investigación descubrieron que la organización recibía cada semana desde países asiáticos las sustancias a granel para confeccionar las drogas de diseño, utilizando para camuflar los envíos una empresa pantalla dedicada al comercio textil.

Los cuatro miembros de la red ahora desarticulada, que estaban activos al menos desde agosto del pasado año, fueron detenidos al interceptarse uno de los envíos, que contenía 10 kilos de una sustancia granulada de color blanquecino, distribuidos en diez sobres, que dio positivo al reactivo de la metanfetamina.

De los cuatro detenidos, a los que se les imputan los delitos de tráfico de estupefacientes, contra la salud pública y contrabando, dos han ingresado en prisión provisional, al ser considerados los responsables directos.

Fuente: 20 minutos.

Una nueva droga legal que se vende por Internet ha empezado a circular entre los jóvenes en el Reino Unido y su uso ha causado ya diversas muertes e ingresos hospitalarios, según advierte en su último número la revista científica Emergency Medicine Journal.

La llamada Ivory wave (Ola de marfil), está a la venta en forma de sales de baño, en paquetes de entre 200 y 500 miligramos, y los expertos todavía no han determinado si contiene sustancias clasificadas como ilegales.

Los análisis revelan que la droga, que se puede inhalar o bien ingerir, contiene un anestésico (lidocaína, utilizada en odontología para operaciones superficiales y en tratamientos veterinarios) así como un estimulante (MDPV, con efectos similares a la cocaína o las anfetaminas), aunque indican que la composición de la sustancia es variable debido a la ausencia de controles.

La Ivory wave, también conocida como Ola púrpura, Costa de marfil y Vanilla sky, es un sustitutivo de la mefedrona (conocida como Miau-miau), un estupefaciente que resultaba sencillo de conseguir en Internet hasta que se prohibió en abril de 2010 en el Reino Unido después de varias muertes causadas por su consumo.

Las complicaciones médicas provocadas por el consumo de Ivory wave son similares a las provocadas por la cocaína y otros estimulantes e incluyen aceleración del ritmo cardíaco, ansiedad extrema, alucinaciones y contracciones faciales involuntarias. La sustancia puede causar asimismo psicosis paranoicas agudas, hipertermia y variaciones severas en la presión sanguínea, indica el Emergency Medicine Journal.

Los efectos de la droga, que en su fase inicial induce a un estado de euforia, son perceptibles a partir de dosis de cinco miligramos, y pueden durar desde un día hasta una semana.

El Gobierno británico hizo pública en marzo de 2010 su intención de prohibir la fabricación, venta y almacenamiento de mefedrona, tras determinar que se había convertido en la cuarta droga más popular en el Reino Unido. Entre los efectos secundarios de la mefedrona, que suele anunciarse en Internet como abono para plantas, figuran la coloración azulada o morada de las extremidades, un posible estrechamiento de la aorta, sudoración abundante y taquicardia.

Fuente: 20 minutos.

Dos jóvenes de dieciocho años han muerto en Perales del Río (Getafe) y otro está en estado grave tras una fiesta ‘rave’ celebrada en la zona este fin de semana, según fuentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil en Madrid.

Los cuerpos aparecieron en las cercanías de un río, separados por varios metros y varias horas de diferencia. Además, en los cuerpos no se encontraron señales de violencia.

La principal hipótesis de la Policía es que los dos jóvenes murieron por sobredosis, ya que según los primeros análisis practicados habían ingerido alcohol y estramonio -una planta tóxica utilizada antiguamente por chamanes-, entre otras sustancias.

Pasadas las 18:00 horas una pareja alertaba al Summa de que habían hallado el cuerpo de un joven en estado inconsciente, cuando paseaban por una zona campestre de Perales del Río.

Al llegar, los sanitarios comprobaron que el joven estaba muerto desde hacía varias horas, a juzgar por la lividez que presentaba, según fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid.

Más tarde, cerca de las 23:00 horas y siguiendo el curso del río, fueron encontrados por la Guardia Civil y la Policía Local de Getafe el cadáver de un joven y otro en estado grave, que ha sido ingresado en el hospital de esa localidad.

Las declaraciones de algunos amigos interrogados por los agentes han permitido saber que los jóvenes habían participado en una fiesta ‘rave’ en una zona conocida como “El monasterio la Aldehuela”, una práctica habitual entre los jóvenes, según los vecinos de la localidad, quienes han relatado que estas “macrofiestas” suelen celebrase cada dos o tres fines de semana “de manera organizada”, y que además del riesgo para los asistentes han supuesto el destrozo del caserón.

Tras conocer el suceso, el Ayuntamiento de Getafe ha afirmado que estas fiestas “ilegales” vienen “de lejos” y ha anunciado que tomará “medidas”, aunque todavía no ha especificado cuáles, para evitar que vuelvan a organizarse celebraciones en las que los jóvenes suelen mezclar drogas y alcohol con música house, techno y trance.

El presidente de la Asociación de Vecinos de Perales del Río, Nicanor Briceño, ha recordado que, hace tres años, dos jóvenes del barrio murieron al sufrir un accidente de tráfico cuando abandonaban una de esas fiestas, y aún así los encuentros han continuado celebrándose.

Fuente: 20 minutos

La Policía Nacional se ha incautado de 500 gramos de cocaína líquida durante una entrega controlada de un paquete postal procedente de Argentina, cuyo destinatario ha sido detenido en la localidad alicantina de Dolores, han informado fuentes policiales. La droga, aprehendida durante una operación llevada a cabo por efectivos policiales y personal de la Agencia Tributaria, estaba oculta en el interior de seis rotuladores de un estuche escolar.

La operación se inició el pasado 27 de abril cuando agentes de la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera detectaron en el aeropuerto de Barajas un envío postal procedente de Argentina, sospechoso de contener algún tipo de sustancia estupefaciente. Inmediatamente, y en colaboración con la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante, pues el destinatario residía en un municipio de esta provincia, se estableció un dispositivo en torno a este último, lo que permitió su detención cuando recogió el envío postal. El detenido, de 48 años y de nacionalidad marroquí, ha sido puesto a disposición del Juzgado de Guardia de Orihuela (Alicante).

Fuente: 20 minutos

Estaba embarazada de ocho meses. Pero en el interior de su cuerpo había una mala compañía: hasta 71 dátiles rellenos de cocaína. En total, un kilo de droga que podía haber matado a su hijo. Pero tuvo suerte y el niño, al que le faltaban cuatro semanas para el parto, nació tras una operación de urgencia. Ella ya está detenida.

Ha ocurrido en Mallorca, donde una mujer de origen nigeriano de entre 30 y 40 años dio el susto el lunes por la noche en un vuelo entre Madrid y Palma al sufrir diversas convulsiones en el avión. Después de que aterrizara el aparato, fue trasladada de urgencia al hospital de Son Llàtzer para ser operada de urgencia. Se pudo salvar al bebé, que sufrió un paro respiratorio nada más nacer. Ahora está ingresado en el centro sanitario y su evolución es favorable.

La mujer ‘correo’ fue arrestada por la Policía acusada de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas. Además, podría ser imputada por un delito de lesiones por imprudencia grave al poner en peligro la vida de su bebé. Ahora se encuentra en el módulo de detenidos del hospital de Son Espases.

Se da la circunstancia de que la mujer iba en el avión acompañada de su otro hijo, de apenas año y medio de edad, quien ya se encuentra con los servicios sociales del Consell de Mallorca.

En total, los médicos extrajeron del cuerpo de la mujer un kilo de cocaína, repartida en 71 dátiles ocultos en su vagina, en su estómago y en sus intestinos.

Fuente: 20 minutos

Cuáles son los efectos secundarios que puede tener la cocaína, si deja o no secuelas irreversibles y qué síntomas externos delatan su consumo es lo que más preocupa a los jóvenes madrileños. Al menos eso es lo que quedó patente en las jornadas celebradas recientemente por la Fundación La Caixa con 300 alumnos de Secundaria de la capital, Moralzarzal y Sevilla La Nueva y en las que ya han participado más de 3.500. Chavales que, según la Agencia Antidroga de la región, se inician en el consumo de esta sustancia con tan solo 15,1 años.

Una edad que convierte a los madrileños en los consumidores más precoces del país, ya que la edad a nivel nacional es de 15,3 años, tal y como explica Rafael Maldonado, catedrático de Farmacología de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

“Una mayor disponibilidad de la droga y la menor percepción del riesgo en una gran ciudad” son, a su juicio, algunas de las razones que podrían explicar este adelanto en el consumo de cocaína entre los jóvenes de la región. Lo malo es que la edad de inicio está en caída libre desde 2004, fecha en la que los jóvenes no probaban la cocaína hasta los 15,8 años, aunque los expertos confían en que se haya “tocado techo”.

Chicos policonsumidores

Una opinión que comparten también en la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción de Madrid (FAD). “Es la edad en la que los grupos de amigos empiezan a salir solos y comienzan a probar estas drogas”, confirman. De hecho, cuando alcanzan la mayoría de edad, el 12% de los chavales reconocen haber consumido cocaína al menos una vez en su vida. Y lo hacen siempre “los fines de semana, para sacar el máximo partido a su tiempo de ocio”, explica Ignacio Calderón, director de la FAD. Y todo porque su consumo se ha “popularizado” y ya no es la droga elitista de otros tiempos, coinciden en afirmar los expertos.

Y lo confirman los datos de consumo que maneja la Comunidad de Madrid, según los cuales la cocaína está presente en el 70% de los casos de drogodependientes que buscan ayuda o se someten a tratamiento en la región. Ya sea porque solo consumen esta sustancia o porque la combinan con otras. Aunque no será hasta la treintena cuando empiecen a ser conscientes de su adicción.

Antes de eso, en la adolescencia, los chavales son “policonsumidores” y combinan la cocaína con otras sustancias en las que incluso se inician antes: fuman y toman alcohol desde los 13,2 y 13, 7 años, y cannabis, a partir de los 14,6.

Eso sí, tanto en el caso de la cocaína como en el de otras drogas ilegales, los chicos son los mayores consumidores. Las mujeres les ganan en alcohol y tabaco, las drogas legales. La última sustancia que los chavales incorporan a su letal repertorio –según la Agencia Antidroga– es el speed. Lo toman a partir de los 15,2 años.

Eufóricos e hiperactivos

La FAD conoce bien los motivos que llevan a los adolescentes a convertirse en “consumidores esporádicos” de cocaína. Esta sustancia provoca “euforia y mucha resistencia” a la hora de salir de marcha. Además, los síntomas de deterioro físico se prolongan en el tiempo. “La cocaína tiene un silencio clínico largo, sin síntomas de dependencia”, confirman los expertos. Eso no quita que su ingesta pueda provocar un accidente vascular por una subida de la frecuencia cardiaca.

Fuente: 20 minutos

Documental sobre la cocaina y el cerebro