La Guardia Civil ha desmantelado una red que introducía droga en la cárcel de El Dueso, Cantabria.  La ‘Operación Berria’, probablemente la mayor que se ha hecho contra el tráfico de droga en el interior de las prisiones, se ha saldado con 52 detenidos, la mayoría, 18, presos que distribuían la droga dentro del penal. El resto eran ex-presidiarios y familiares que la conseguían meter dentro.

La red introducía la droga en El Dueso -una cárcel con 691 internos- en paquetes que eran lanzados por la valla o en dosis escondidas en la vagina o el recto de familiares que entraban a los encuentros ‘vis a vis’.

Los presos realizaban los pagos de los estupefacientes -principalmente  hachís, cocaína y heroína- mediante giros postales y transferencias realizados desde la misma prisión. En total, se tiene constancia de 208 giros postales y 143 transferencias que suman 50.000 euros.

Ibáñez ha explicado que los internos actuaban dentro de El Dueso en pequeños grupos, dirigidos por un “cabecilla”, que se ocupaba de obtener la droga, distribuirla entre los vendedores (también presos) y que facilitaba a los compradores los códigos postales o las cuentas donde debían transferir el dinero.

Fuente: 20 minutos

TrackBack URI | RSS feed for comments on this post


Leave a reply