Archive for agosto, 2011

Cuáles son los efectos secundarios que puede tener la cocaína, si deja o no secuelas irreversibles y qué síntomas externos delatan su consumo es lo que más preocupa a los jóvenes madrileños. Al menos eso es lo que quedó patente en las jornadas celebradas recientemente por la Fundación La Caixa con 300 alumnos de Secundaria de la capital, Moralzarzal y Sevilla La Nueva y en las que ya han participado más de 3.500. Chavales que, según la Agencia Antidroga de la región, se inician en el consumo de esta sustancia con tan solo 15,1 años.

Una edad que convierte a los madrileños en los consumidores más precoces del país, ya que la edad a nivel nacional es de 15,3 años, tal y como explica Rafael Maldonado, catedrático de Farmacología de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

“Una mayor disponibilidad de la droga y la menor percepción del riesgo en una gran ciudad” son, a su juicio, algunas de las razones que podrían explicar este adelanto en el consumo de cocaína entre los jóvenes de la región. Lo malo es que la edad de inicio está en caída libre desde 2004, fecha en la que los jóvenes no probaban la cocaína hasta los 15,8 años, aunque los expertos confían en que se haya “tocado techo”.

Chicos policonsumidores

Una opinión que comparten también en la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción de Madrid (FAD). “Es la edad en la que los grupos de amigos empiezan a salir solos y comienzan a probar estas drogas”, confirman. De hecho, cuando alcanzan la mayoría de edad, el 12% de los chavales reconocen haber consumido cocaína al menos una vez en su vida. Y lo hacen siempre “los fines de semana, para sacar el máximo partido a su tiempo de ocio”, explica Ignacio Calderón, director de la FAD. Y todo porque su consumo se ha “popularizado” y ya no es la droga elitista de otros tiempos, coinciden en afirmar los expertos.

Y lo confirman los datos de consumo que maneja la Comunidad de Madrid, según los cuales la cocaína está presente en el 70% de los casos de drogodependientes que buscan ayuda o se someten a tratamiento en la región. Ya sea porque solo consumen esta sustancia o porque la combinan con otras. Aunque no será hasta la treintena cuando empiecen a ser conscientes de su adicción.

Antes de eso, en la adolescencia, los chavales son “policonsumidores” y combinan la cocaína con otras sustancias en las que incluso se inician antes: fuman y toman alcohol desde los 13,2 y 13, 7 años, y cannabis, a partir de los 14,6.

Eso sí, tanto en el caso de la cocaína como en el de otras drogas ilegales, los chicos son los mayores consumidores. Las mujeres les ganan en alcohol y tabaco, las drogas legales. La última sustancia que los chavales incorporan a su letal repertorio –según la Agencia Antidroga– es el speed. Lo toman a partir de los 15,2 años.

Eufóricos e hiperactivos

La FAD conoce bien los motivos que llevan a los adolescentes a convertirse en “consumidores esporádicos” de cocaína. Esta sustancia provoca “euforia y mucha resistencia” a la hora de salir de marcha. Además, los síntomas de deterioro físico se prolongan en el tiempo. “La cocaína tiene un silencio clínico largo, sin síntomas de dependencia”, confirman los expertos. Eso no quita que su ingesta pueda provocar un accidente vascular por una subida de la frecuencia cardiaca.

Fuente: 20 minutos